Epidemias y pestes en la literatura

Al igual que las guerras, en estas situaciones, se ha puesto a prueba la capacidad de organizarnos. Las versiones apocalípticas son un tópico bastante recurrente entre lectores y escritores, en estos tiempos donde la mayoría de países se mantienen en cuarentena.

En tiempos remotos las enfermedades y pestes eran explicadas como «castigo divino», disposición de un Dios todopoderoso que enviaba este tipo de afecciones a los hombres por un mal comportamiento asociado con el pecado. Hoy en día, es el hombre la causa de su propia destrucción, la ciencia, la tecnología y el consumismo. Sin duda hay una infinidad de obras bajo esta temática, a continuación la pequeña lista.

El decamerón – Giovanni Boccaccio (1351)

El autor nos cuenta en su obra como vio de cerca la peste cuando vivía en Florencia unos años ante de esta publicación. «Ante la multitud de cuerpos  que no cada día sino cada hora  era llevada a todas las iglesias, no bastando la tierra sagrada para dar sepultura a los que morían según la buena y antigua costumbre que exigía dar a cada uno su lugar propio donde fuese puesto. En los cementerio de las iglesias se hacían abrir grandes fosas y ahí se le enterraba a centenares aun estibando y apretándoles al modo de como las mercancías son metidas en la nave».

Lee también: Comentario sobre Medio siglo sin Borges (?)

Un espejo lejano: El calamitoso siglo XIV

Escrita por la maestra Barbara W. Tuchman y publicada en 1978. Recordaremos el capítulo quinto de esta obra donde se refiere a la peste bubónica. «La plaga era la peste bubónica que se presentaba en dos formas, una infectaba la corriente sanguínea, causaba los bubones y la sangría interna y se extendía por contacto. Otra más virulenta de genero neumónico, que infeccionaba los pulmones y contagiaba al respirar. La presencia simultánea de ambas causaba la lata mortalidad y la velocidad de propagación. Tan letal era la dolencia que hubo personas que se acostaron sanas y murieron antes de despertar y médicos que la atraparon junto al lecho del paciente y perdieron la vida antes que él».

El amor en los tiempos del cólera (1985) – Gabriel García Márquez

Basada en la historia de los progenitores del autor colombiano. Márquez cuenta que tuvo que entrevistar a sus padres por separado para poder hacer el libro. Tuvo que diferenciar visitas, porque sus versiones en vez de coincidir se confrontaban.  Este libro cuenta una historia de amor (Florentino Ariza y Fermina Daza) que se hace realidad a la vejez de ambos, en medio un pueblo que sufre por el cólera.

Hacer una lista de todos los libros de este corte nos tomaría días, otros días con sus noches. Hay obras que se quedan para el recuerdo como La Peste de Albert Camus. La genialidad se premia y reconoce, sin embargo, hasta aquí llegamos. No se puede escribir por siempre.

Sobre Alvaro Sinarahua 29 artículos
Redactor, comunicador y visitador de teatros.

2 Trackbacks / Pingbacks

  1. Sobre los piuranos, la cerveza y los monstruos de la ansiedad – El RADAR
  2. Alfred Nobel: de mercader de la muerte a otorgar premios por la paz – EL RADAR

Deja un comentario