Escritores de un solo éxito

El Radar Cultural

Facebook


Twitter


Instagram

Escritores de un solo éxito

No hay un motivo ni regla específica para escribir un solo libro, dejar de escribir o morir antes de escribir próximo. Personas solitarias, reservadas, a veces, pareciera que fueran escritores en contra de su voluntad. Ellos, unos pocos, nos han dejado lecturas urgentes que, en ocasiones, parecen obligatorias.

John Kennedy Toole – La conjura de los necios    

Con esta frase (al pie de la foto) iniciaría su única novela La conjura de los necios, el escritor inglés John Kennedy Toole. Un intelectual que compartiría sus horas de estudio con trabajos como profesor de lengua inglesa, vendedor de tamales y obrero en una fábrica de ropa masculina.

Como muchos escritores, escribía en su soledad, su obra, donde un gordo bastante descuidado (Ignatius Reilly) buscaba imponer las costumbres medievales en el mundo moderno. Este libro fue escrito con un tono irónico que pocos entendían, lo que le valió al autor, el rechazo de varias editoriales.

Luego del fracaso con las casas editoriales, Kennedy Toole desaparece de su casa en enero del año 1969, apareciendo en marzo, muerto. Había conectado una manguera del tubo de escape al interior de su auto. Se fue con el aire, sin haber publicado.

Luego de once años de la muerte de John Kenney Toole, se publica La Conjura de los necios (1980). Su madre, Doña Telma Toole, logra cumplir el sueño de su hijo, quien no estaba equivocado, era un genio. El año siguiente gana el Premio Pulitzer. Una lectura que es casi imperdible en los lectores de hoy en día.

Harper Lee – Matar a un ruiseñor

Solo escribió un libro. Una escritora de personalidad discreta, por las sombras. Su libro Matar a un ruiseñor (1960) trata de como una niña presencia como su padre, un abogado blanco, defiende a un hombre negro acusado de violación (en Estados Unidos). No logra salvar al hombre, pero el papel que juega en el proceso es aplaudible y reflexivo, por la situación de discriminación que presenta esta novela, tan vigente al día de hoy.

En la actualidad hay varios debates —por parte de los padres— en escuelas públicas de Estados Unidos que buscan retirar esta obra de la lectura escolar. El único motivo, es que menciona más de cuarenta veces la palabra “negro” que se considera muy ofensivo.

Queda este debate a la opinión de cada persona que llegue a estas líneas. Quizá debamos dejar de censurar un contexto pasado con criterios del presente, teniendo en cuenta que esta palabra es necesaria en el libro de Harper Lee.

Síguenos en nuestras redes sociales


Facebook


Twitter


Instagram

Sobre Alvaro Sinarahua 25 artículos
Escritor, comunicador y corrector de estilo.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario