Jimi Hendrix: «Todo está de mi lado»

La leyenda cuenta que un día indeterminado de 1966, la modelo británica Linda Keith acudió junto a 2 amigos al Cheetah Club de New York para escuchar algo de música y relajarse. Sin embargo, sería rápidamente abordada por un sujeto que le pidió su autógrafo. Ella como toda chica buena inglesa le respondió así:

“¿No preferirías un beso? Así les dirías a tus amigos que hiciste lo más cercano a chupar el pene de un Rolling Stones. ¿Eso es lo que en realidad quieres, no?”



Es justo precisar que Linda era en aquél momento la novia de Keith Richards. Como sea, esa noche sobre el escenario se encontraba Curtis Knigth & The Squires, quien tenía en la primera guitarra a un todavía desconocido Jimi Hendrix.

Linda Keith quedaría asombrada por el talento del guitarrista y se ofreció a ayudarle a conseguir un contrato discográfico. Por cierto, esa misma noche también le hizo probar –por primera vez- LSD en cubo de azúcar al aún sano de Jimi.

Es así que el representante y productor de los Rolling Stone, Andrew Loog Oldham, aceptó ver un show de Jimmy James and The Blue Flames (grupo que Hendrix creó sobre la marcha) solo para darle gusto a la novia de su representado.

Y así como en su momento la discográfica Decca rechazó fichar a The Beatles asegurando que “los grupos de guitarras no prosperarían”. A Loog Oldham se le puede recordar como la persona que menospreció la habilidad de Hendrix asegurando que:

“Él no es nada, es exactamente lo mismo. No. Es menos que eso, es basura. Y no es que al mundo le falten guitarristas pero estaba tocando un revoltijo de nada. Perdería más dinero con él que el que ganaría”

El CEO y productor de Sire Records también asistieron a una presentación sin muchos ánimos y se pasaron la velada conversando e ignorando la –hay que ser sinceros- pobre actuación del grupo.

Fue finalmente, Bryan “Chass” Chandler, bajista de The Animals, quien quedaría completamente sorprendido por la destreza del zurdo y le invitaría a viajar a Londres para ser su representante e iniciar un proyecto musical.

El zurdo que enfrentó a la invasión británica  

Hendrix terminaría aceptando la oferta de Chandler con la única condición que al llegar a Inglaterra le presente a su ídolo máximo, Eric Clapton. Por aquel entonces, Clapton era considerado el Dios de la guitarra, a tal punto que en calles de Londres se podían encontrar grafitis que rezaban “Clapton is God”.

Así llegamos al 24 setiembre de 1966, fecha en la que Jimi pisaría suelo británico y empezaría a improvisar con Noel Reeding hasta dar con el baterista Mitch Mitchell, iniciando así el proyecto musical The Jimi Hendrix Experience.

Lee también: Muchacha Punk: la esperanza del pop nacional

En esas andaduras estuvo hasta que el 1 de octubre del mismo año pasaría a la historia como “la noche que Dios murió” y es que “Chass” le pidió a su amigo Clapton que le concediera a Hendrix el honor de tocar una canción con su supergrupo del momento Cream.

Lo que sucedió después es harto conocido. Clapton se mostraría incómodo por no saber las canciones Mannish Boy y The Killing Floor, ambos clásicos del blues, que le propuso Hendrix para improvisar juntos. El zurdo arrancaría con The Killing Floor y los otros miembros de Cream lo seguirían, pero Clapton atónito abandonaría el escenario para refugiarse en su backstage sin poder creer lo que escuchaba.

película-jimi-todo-está-de-mi-lado

Muchos años después Chandler manifestaría que él sabía muy bien lo que sucedería si Jimi se subía a un mismo escenario con Clapton, lo sabía muy bien pero no pudo evitarlo. Clapton fue destronado como Dios y rápidamente se corrió la voz que había un “negro americano y zurdo que había dejado en ridículo a Clapton”.

Una serie de contradicciones

La película fue estrenada en el 2013 y si bien contó con el permiso de los herederos intelectuales de Jimi Hendrix, no dieron la autorización para el uso de las canciones, es por ello que los temas que se logran escuchar fueron reinterpretados por otro grupo.

Por su parte, Kathy Etchingham, la exnovia de Jimi en Inglaterra, aseguró que la película es “un invento” y que dejan muy mal a la figura de Hendrix, a quien lo muestran como alguien violento, aburrido y posesivo.

Aquí es necesario explicar que quizás dichas declaraciones se deben a que en una escena del film, donde están en un estudio de grabación ingresa Etchingham sin previo aviso y es fuertemente recriminada por Chandler, quien le espetó lo siguiente:

“Oh! Qué gran noticia, no solo eres completamente estúpida, eres una vulgar ignorante. Ahora imbécil podrías salirte para que dejemos de desperdiciar dinero y hagamos algo, idiota perra trepadora”.

¿Qué hizo Jimi al respecto? Pues se mantuvo impertérrito, pidió disculpas por el espectáculo y continúo con la grabación.

Debo destacar el gran trabajo de casting de los actores, quienes son los más parecidos a los protagonistas de la historia. Algo que no he visto en otra película sobre la vida del guitarrista. Donde incluso cambiaron por completo el aspecto físico de los personajes.

Punto alto la interpretación de André Benjamin, rapero de OutKast, en el papel de Hendrix, tanto en el parecido como en la ejecución de la guitarra.

Pero no todo le fue de maravilla en Londres, hubo actuaciones en la que Hendrix fue destrozado por la crítica, llegando a publicarse lo siguiente:




“Dio la bienvenida con un silencio y una obsesiva tonada de la guitarra y con repugnantes gestos. Los fans tal vez se pregunten si perdieron la música durante el concierto de Jimi Hendrix. Luego de escuchado su primer álbum, la respuesta es pequeño. Jimi Hendrix no es ni un notable guitarrista o un logrado vocalista. Él es huraño cuando no completamente iracundo, vago cuando no completamente oculto. El nivel de calidad de sus canciones, lo pueril de sus letras, el resultado total del disco es lírica y musicalmente primitivo”

Todo esto y más se puede disfrutar con esta película. Podemos ver a un Hendrix golpeando a su novia con el auricular de un teléfono por el solo hecho de conversar con un sujeto en un bar. También vemos a Hendrix dar una de sus mejores actuaciones reinterpretando el Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band ante la atónita sorpresa de The Beatles y Brian Epstein.

Entonces, ¿qué diablos esperan para ver esta producción y sacar sus propias conclusiones?

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: