Joy Division: su historia en sus propias palabras

La ciudad de Manchester, ubicada en Reino Unido, es recordada por ser el lugar donde se inventó la Revolución Industrial y representar lo moderno. Sin embargo, sus habitantes de ese entonces la recuerdan como sucia y mugrienta.

Vamos, no todo es malo, también le dieron al mundo a uno de los equipos de fútbol más grandes de la historia: el Manchester United.

De eso hablaremos otro día.

Los especialistas aseguran que la ciudad donde vivimos afecta nuestra salud física, emocional y mental. Entonces, bajo esa teoría cabe preguntarnos ¿Cómo afecta a los jóvenes vivir en una ciudad vieja, sucia, sin árboles, llena de fábricas y dañada por el cáncer del concreto?

Pues bien, así era Manchester a mediados de los 70. Y a pesar de ello nos dio grandes artistas y bandas de rock que hasta hoy en día son alabadas y sirven como influencia de los más jóvenes.

Este documental, estrenado en el 2007, es a mi parecer, el material más completo sobre la banda Joy Division. Cuenta con declaraciones de todos los integrantes (algunos audios de Ian Curtis), manager y exmanager, plomos, novias, amantes y más.

En pocas palabras, no tiene pierde. Presenta detalles casi ocultos, chismes y anécdotas muy graciosas.

El nacimiento del postpunk

Una tarde del 4 de junio de 1976, Peter Hook se encontraba en su casa de Salford, leyendo los avisos clasificados y se topó con un anuncio que decía Sex Pistols en Lesser Free Trade Hall. Eso le pareció interesante y decidió acudir junto a su amigo Bernard Sumner.

Ese concierto, realizado en un Manchester, sería una revolución para Inglaterra y la música popular de aquél entonces, dominada por el rock progresivo. Se trataba del primer show de una banda de punk, al cual solo asistieron 40 personas, pero entre las que figuraban nombres que en un futuro serían importantes como The Buzzcocks, Martin Hannett, Tony Wilson, etc.

Lee también: 20 producciones musicales que nos dejó el 2020

Fue tal el shock de esa presentación, que los futuros miembros de Joy Division decidirían esa misma noche formar una banda, sentían que ellos también podían hacer “eso”.

En palabras de Peter Hook: “Era como un choque de auto. Jamás vi nada parecido en mi vida. Jamás vi algo tan caótico o emocionante. Quería romperlo todo”. Por su parte, Bernard Sumner solo atinaría a sentir: “Pensaba, yo puedo hacer eso”.

También se detalla cómo es que aceptan a Ian Curtis como cantante el incipiente grupo sin nombre. Ya se habían conocido en un concierto de The Clash y un buen día recibieron la llamada de Ian ofreciéndose como cantante. Así, sin audición de por medio, fue aceptado.

Pero, claro, todos coinciden en que Curtis era un personaje simpático debido a su estatura, pantalones de cuero y chaqueta negra que tenía escrita en la espalda la palabra HATE.

Sumner asegura que las primeras composiciones del grupo, ya como Warsaw, eran una copia completamente mala del punk o canciones horribles.

A pesar de ello, Virgin Records registró el concierto de despedida del local Electric Circus, donde se puede escuchar a Warsaw y a uno de sus integrantes decir ¿Se han olvidado de Rudolf Hess?

Lamentablemente, la historia del punk es harto conocida, luego de unos meses intensos los Sex Pistols se separarían y la industria haría de aquella expresión juvenil un nuevo producto de mercado. Le duela a quien le duela, es así hasta el día de hoy.

La inquietud creativa ya estaba inoculada en los jóvenes ingleses, por eso no demoraría mucho tiempo en surgir el postpunk. A la par, Warsaw cambiaría de estilo y de nombre a Joy Division, el cual le fue dado al prostíbulo donde los soldados nazis abusaban de las mujeres judías; ello  fue tomado del libro La casa de muñecas.

Ian Curtis solicitaría al banco un préstamo de 400 libras con el cuento de comprar muebles para su hogar, pero el dinero fue invertido en la grabación del EP An ideal for living. El prensado del vinilo era tan malo que la música se escuchaba muy baja y ocasionó que los asistentes de un pub despejaran la pista de baile.

El baterista Stephen Morris da muestra del trabajo obsesivo de Curtis por alcanzar la perfección: “Nos hacía ensayar, ensayar y ensayar y escribir, escribir y escribir hasta hacerlo bien. Esto a fin de no desaprovechar algún concierto que nos ofrecieran”.

Según Hook, estuvieron 6 meses sin presentarse en vivo, ya que nadie les quería dar un concierto como Joy Division.

El paso al profesionalismo

El 14 de abril de 1978, el local Rafters, ubicado en Manchester, organizó una batalla de bandas, donde participarían nuestros amigos, y donde Curtis llamaría “perra” a Tony Wilson, presentador de la BBC, por no invitarlos a su programa de televisión

Esa misma noche, Rob Gretton, DJ del Rafters, se ofrecería como manager del grupo, asegurándoles que eran maravillosos y que los llevaría a lugares nunca antes pensados.

El sello discográfico RCA estaba en búsqueda de un grupo punk, a pesar que ya tenían a Iggy Pop; entonces les pidieron a Joy Division hacer una versión de un tema de soul llamado Keep on keeping on. El resultado sería la primera versión de Interzone.

A la RCA le llegó al huevo el grupo y pasó de ellos. Mala suerte para la multinacional. Y buena suerte para el sello independiente Factory Records, fundado por Tony Wilson.

A ellos, Wilson les ofreció un contrato discográfico para grabar su primer álbum y lo firmó con su propia sangre, para así dejar en claro que hablaba en serio y que apostaría ciegamente en la banda.

De igual manera, apostarían por un desconocido Martin Hannett para que produzca su primer disco. Hannett diría de ellos lo siguiente: “Eran un regalo para un productor. No peleaban o discutían o preguntaban por qué”.

También disfrutamos del testimonio del fotógrafo Kevin Cummins, quien le hizo varios retratos icónicos a Curtis como al grupo. Quizás una de sus más conocidas sea donde aparecen en un puente repleto de nieve.

Wilson y Gretton tenían una idea: grabar el primer disco y luego ofrecerlo a la Warner Brothers.

“Con Unknown Pleasures fueron 3 fines de semana. Tocamos todo en vivo. Luego pusimos sonidos extravagantes, como la grabación de un elevador” diría Sumner.

“Era como ir en un viaje extraño de ciencia ficción. Se fumaba mucha marihuana. Hannett te decía hazlo más cóctel o un poco más amarillo. Más rápido pero más lento” aseguró Morris.

El diseñador gráfico, Peter Saville, cuenta cómo encontró e hizo la portada del disco: “No escuche la música. Ellos me dieron los elementos. Un día le llevé la muestra a Gretton y me invitó a escuchar un disco de prueba.  Minuto tras minuto superó todo lo que podía esperar. Fue insuperable”.

Annik Honoré, quien fuera amante de Curtis, también aparece en el film y detalla cómo eran los show de Joy Division.

“Joy Division sonaba como nadie más. Era muy poderoso en el escenario. Ian en el escenario era algo fascinante. Cantaba y bailaba de una forma única”.

Terry Mason, antiguo manager y luego plomo del grupo, los acompañó en un viaje a Bélgica, donde darían un concierto en el local Plan K junto a Cabaret Voltaire. El acto principal de aquella velada sería la presencia y lectura de William Burroughs.

Ian era una gran fan de Burroughs y pensaba que ahora podría obtener un libro gratis de la mano del autor de Yonkie. Pero lo que consiguió fue un sonoro “Lárgate, muchacho”. Además de las burlas de sus compañeros.

La cantante de Psych Tv, Genesis P-Orridge, también aparece un momento para explicar el fanatismo de Curtis por Burroughs y por qué el prosa de ambos guarda cierta relación. Aquí es justo aclarar que, por ejemplo, la canción Interzone esta basada en un capítulo del libro El almuerzo desnudo.

Los integrantes del grupo tuvieron que abandonar sus trabajos normales para tomar la música de manera profesional. Esto incluía una gira de varias fechas acompañando a Buzzcocks.

El mítico DJ, John Peel, brinda algunos detalles de un single editado en Francia y que ponía cada noche en su programa de radio para sea grabado por aquellos no pudieron conseguir una copia.

El fotógrafo Anton Corbjin también aparece y cuenta la experiencia de realizar una sesión a Joy Division y quedarse sorprendido por la pobreza extrema que había Inglaterra.

De esto y mucho más podrán disfrutar en esta producción. Detalles sobre Love Will Tears Us Apart, la aparición de la epilepsia en la vida de Curtis, la grabación de Closer, el suicidio de Curtis y más.

Así que ya lo saben, antes de usar un polo con la portada de Unknow Pleasures, vean este documental para que cuando alguien les pregunte sobre la banda, no queden como imbéciles.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: