Literatura y la importancia de los premios

Hace algunos días se dieron a conocer los ganadores del Premio Copé, uno de los concursos literarios más importantes del país.

En la categoría de cuento, el ganador fue un joven administrador, Miguel Ruiz Effio, que con su narración “El dedo en el disparador”. Se llevó el galardón y la suma de 50 mil soles. Pero, más que analizar la obra ganadora, resulta interesante abordar ciertas interrogantes que nos deja el evento. ¿Siguen siendo importantes los premios literarios en la actualidad? ¿Es necesario ganar concursos para ser realmente buenos escritores?

En un mundo en que las influencias son el método para triunfar en el arte, los premios pueden jugar un rol importante para democratizar la participación de los escritores en la escena literaria.

Lee también: Ivan Thays: 12 años de «Un lugar llamado oreja de perro»

Por una parte, declarar la victoria de un ganador oficial no indica que este haya realizado la mejor obra. En la literatura, son fronteras muy delgadas las que diferencian la mediocridad, sencillez o excelencia. No hay un patrón ni modelo definido matemáticamente para afirmar que una obra es superior a otras. Sin embargo, hay una necesidad de filtrar un mínimo de calidad en ellas. Para ello, primero es imprescindible la presencia de un jurado cualificado e imparcial, libre de prejuicios y dispuesto a comprender las evoluciones y experimentaciones que el arte requiere, para así concebir criterios básicos de selección. Asimismo, se necesita un proceso transparente que acredite la total veracidad en la elección del ganador o ganadora. No basta con solo decir que es el mejor, sino demostrar porque fue escogido el mejor.

El ganar un concurso tampoco es sinónimo de éxito. Han existido numerosos casos en que los ganadores de un premio, sean estos en literatura, música u otros, no llegan a cumplir las expectativas de convertirse en grandes artistas y, su mérito inicial, apenas queda guardado en los certificados de alguna institución.

La importancia de los concursos reside entonces en dar un horizonte y oportunidad a los escritores quienes por medios tradicionales no lo alcanzarían debido a los eternos padrinazgos y amiguismos que hay en el arte y que traban el camino de los que menos tienen acceso a la cultura.

Es por eso que, en vez de resaltar al ganador, los concursos deberían poner énfasis en el conjunto de finalistas, en aquellas personas que no consiguieron la victoria, pero que pasaron la valla de calidad. Allí, en esa nube de individuos, llamados: menciones honrosas o finalistas, están los que probablemente en un futuro logren ser los nuevos artistas que buscamos. Aquellos que con más o menos talento, con el pasar del tiempo logren dejar una obra sustancial que nos permita seguir creyendo que la literatura no está muerta y que todavía nos puede seguir fascinando.

2 comentarios en «Literatura y la importancia de los premios»

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: