Los hombres que lloraban feo, de Renzo Miranda

Los hombres que lloraban feo es la primera novela del escritor Renzo Miranda. Una mirada particular a la Lima nocturna.

El libro contiene una historia que lleva por protagonista a un personaje con el nombre del autor. Esto no quiere decir que sea autobiográfico, en literatura, todo es una mentira. Y la coincidencia solo crea un paralelismo entre el autor y su obra. Sin embargo, lo importante es desligarnos de esa discusión para no centrarnos en las coincidencias.

Debemos tener en cuenta que esta no es una novela convencional, por su lenguaje, personajes y otros detalles que iremos documentando. Tiene esa narrativa de historias urbanas que se solían publicar en los primeros espacios de internet. Historias que han desaparecido, pero que contaban con una dosis importante de morbo, que las hacían entretenidas. Un error que se puede notar desde el arranque es la lentitud de las primeras páginas, que pueden ser cruciales para algunos lectores.

Sin dejarnos llevar por una primera impresión. Llegamos a un punto, donde el libro, ya mantiene una voz con más cuerpo. Reconocemos a sus personajes y le damos seguimiento a las historias que son cortadas por las páginas, una estructura bastante clara.

Los hombres que lloraban feo

Para entender cualquier libro debemos tener en cuenta tres puntos, en esencia. El protagonista, el lugar en el que se desarrolla y como hablan los personajes. Esta ejemplar no es la excepción. El personaje principal, Renzo, va cambiando al paso que entona la lectura. Sin embargo, podemos describirlo como alguien de clase media baja, que comienza —en la obra — viviendo con sus padres. Una relación de amor-odio con su familia. Además, de otros aspectos como vivir rodeado de amigos, inseguridades, vivir desde el descontento y con ganas de escribir.

Lee también: «Navajas en el paladar» de Jorge Eslava

La novela se sitúa en Lima, si bien es cierto menciona distritos del sur de la capital del Perú en ocasiones. Las situaciones con mayor tensión y que logra algunos picos de emoción, se llevan en el Cercado de Lima y aledaños. Se describe en más de una ocasión, a la ciudad vertiginosa, llena de prostitución y bares de mala muerte. No hay una complejidad o un cuidado minucioso de los detalles. En tanto, en el lenguaje se mueve entre la formalidad y lo coloquial.

Personajes

El personaje principal. Renzo Miranda. Maneja un lenguaje coloquial que cambia cuando interactúa con los personajes. Es decir, solo cuando habla con mujeres, cambia el tono, el trato. Un trato de “caballero” muy de la vieja escuela, un corte de crianza conservadora. Muy permisible y tan bien cuidado. Que a veces la conversación con alguien del sexo opuesto denota una ridiculez entre lo risible y deplorable. El personaje principal, al hablar, roza lo caricaturesco.

Los otros personajes que entran y salen de las historias. Mantienen un ritmo de lenguaje coloquial. Sin mayor trascendencia. Toman más cuerpo cuando son parte de una de las tantas anécdotas que figuran en este ejemplar. La línea temporal en el que fue escrita parece de una juventud que vivió los años noventa. Sin embargo, las escenas y visión de la ciudad es muy cercana, reciente. O es que ¿ Lima no ha cambiado tanto? Esa ya es una discusión diferente.

Recomendación

Es una lectura ágil para entretenerse un momento. En una sala de espera, disipar el tráfico de la ciudad. No necesita mucha concentración para poder entenderlo. Tiene pasajes narrativos en los que es difícil no comprometerse, asumirse como persona. Lo real y no, son dos cosas que nunca terminarán de despegarse.

Por otro lado, si eres de los lectores que busca literatura con una técnica desarrollada, mayores referencias, estructura y demás. Este libro no va por esa línea. Pero se ajusta a la diversidad que buscamos para encontrar nuevos autores. Sobre todo, en un país en el que cada vez se lee menos. De esta forma, no tratamos de justificar, por ningún lado, lo que es catalogado como «literatura ligth», sino medir todos los puntos que se encuentran en el panorama.

Al final, la decisión de leer o no, queda en quien llega a estas líneas. Ya sea por curiosidad, torpeza, casualidad o búsqueda de nuevas alternativas.

Dato: Pueden conseguir en libro en Editorial Caja Negra
Sobre Alvaro Sinarahua 29 artículos
Redactor, comunicador y visitador de teatros.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario