Narradores independientes: antología arbitraria

El libro 4 narradores independientes, antología arbitraria, reúne a cuatro autores peruanos en una publicación de la editorial Libre e Independiente.

Esta antología comprende 16 cuentos, cuatro estilos diferentes. Escritores reunidos, no revueltos.

Se podría ver un trabajo en conjunto. Sin embargo, para ser breve, podría decir que el libro hubiera tenido otro efecto en mí, en un orden distinto de autores. Los primeros cuentos tienen una narrativa sencilla y bastante fácil de llevar. No hace falta ser un lector asiduo para entenderlos. A pesar de ello, se nota el trabajo de construcción de las escenas bien planteadas, a cargo de Oswaldo Castro.

Narradores independientes

Es aquí donde comenzamos a desmenuzar el trabajo. Por mi parte, como lector, a mi juicio, es obvio, subjetivo. Dejaré la recomendación de los cuentos, que repito, para mí, fueron los que marcaron la pauta.

Lee también: «Navajas en el paladar» de Jorge Eslava

El cuento La despedida de Lunyzbreid López. Es el punto de arranque para comenzar a sumergirme en una trama hecha jirones. Esta historia retrata el desencuentro, los rezagos de una relación de dos personas del mismo sexo. Que sofocados por el ardor del escándalo se distancian de una forma peculiar. Los detalles bien cuidados hacen que los momentos sean casi palpables.

Se necesita una pausa para una aclaración. Los relatos descritos no tienen un orden específico, a pesar de su numeración de página en la antología.

Una historia con mucho cuerpo. Así podría describir a Letra muerta de Yadir Gómez. La narrativa familiar que termina siendo un subtexto del eje principal, la muerte (y la escritura, por supuesto) . Un escritor busca que se le reconozca la autoría de un material robado que, en el delirio de demostrarlo, termina con lo que queda de él.

La incontinencia de Simón Pinto

Este relato merece su espacio propio aunque se hizo esperar. En el bloque final de esta antología aparece un personaje. Simón Pinto. Un hombre que cruza los cuarenta, soltero, metódico en todo momento. Tanto que el reloj le marcaba todos los días el momento exacto en el que debía miccionar. Un día, se rompe ese esquema ¿Qué pasa luego? para eso deben comprar el libro.

La autora del relato, Mirza Mendoza, logra que deformar al personaje sin llegar a la caricatura. Lo que hace risible el solo intentar imaginarlo. Compromete mucho al lector, lo hizo conmigo.

Es una mirada como lector, creo que son las historias con mayor impacto. La ventaja de las antologías es que se tiene la libertad de elegir por donde comenzar a leer. Lo lineal no siempre es el mejor recurso.

Alvaro Sinarahua

Redactor, comunicador y visitador de teatros.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: