«Navajas en el paladar» de Jorge Eslava

libro-navajas-en-el-paladar

Navajas en el paladar es una novela de la narrativa urbana, nos muestra un síntoma de una sociedad en decadencia.

Las historias de calle pueden encontrarse cruzando la vereda, así de fácil. Sin embargo, para poder narrar esta obra tenemos que dar un paseo por el centro de Lima. Ver como niños trabajan vendiendo golosinas, diarios, lustrando zapatos y limpiando lunas en los semáforos. Cada una de estas personas tiene una razón diferente para vivir este momento.

En el año 1994, Jorge Eslava, el autor de Navajas en el paladar, realizó un proyecto con chicos de la calle de alto riesgo. Este proyecto le fue encargado por un organismo promotor de los Derechos del Niño. Los meses que el autor vivió con un grupo de ellos sirvió como inspiración para este libro. Obra que al principio se pensó como una de cuentos y no la novela que terminó siendo publicada en abril del año 2018.

Navajas en el paladar

El libro nos muestra un grupo de muchachos casi adolescentes, enfrascados en un fracaso propio. Cada uno arrastrado por las drogas y el alcohol hasta esa quinta en la avenida Abancay. Lugar en el que descansan para “bajar” la resaca. Personajes muy pintorescos como reales, lapicero, Tatán, La limeña y chicos de hogares partidos por una desgracia.

Lee también: Perro con poeta en la taberna (la primera novela)

Un narrador llamado “El profesor misterio” interactúa con ellos. Los observa y comparte esa situación precaria que, en un principio, le cuesta entender. Poco a poco va formando parte de esa pandilla, chicos que viven al margen de esa Lima de oficinistas. Algunos de ellos acostumbrados al robo entre las calles, viven de eso, otros, buscan “plantarse”, para dejar de delinquir y optan por opciones como la venta ambulante.

Retirarse de las calles, es decir, dejar el hurto, el alcohol, aspirar en bolsa, para formar una familia, es un acto difícil. Pero los personajes vacilan con esta opción todos los días, luego de las palizas que le propinan los policías, el abuso y falta de oportunidades.

Manejo de la narrativa

La narrativa que maneja el autor a lo largo del libro es entendible, sencilla. Sin embargo, el lenguaje usado en clave jerga, a veces, hace que busquemos un diccionario de las mismas. También hay que recalcar, que, para esto, el escritor tiene una lista de palabras en las páginas finales, a las cuales puede recurrir el lector a medida que va avanzando en la narración. De esta forma no dejar vacíos en momentos clave de las historias.

Como lector, que en Navajas en el paladar se escriba como se habla me genera ruido. También hay que entender que en la literatura se puedan dar estas licencias, más allá de un gusto personal. Por otro lado, tenemos la publicación de un libro con una historia macerada durante más de veinte años. No sé con exactitud el porqué de la espera, pero me inquieta ese lapso de tiempo entre los hechos y el libro. En estos años el centro de Lima ha cambiado, las personas que inspiraron a estos personajes deben bordear los cuarenta. Ya no hay fotógrafos ambulantes, las jergas han cambiado, Lima ha cambiado. Pero en esencia, hay una precariedad que no dista tanto de la ficción de las que se habla en un subtexto narrativo

Sobre Alvaro Sinarahua 29 artículos
Redactor, comunicador y visitador de teatros.

2 comentarios

Deja un comentario