The Promised Neverland ¿un orfanato o granja?

The Promised Neverland una serie manga escrita por Kaiu Shirai e ilustrada por Posuka Demizu que llegó en su adaptación al anime vía la plataforma de Netflix.

Antes de ver esta serie en Netflix había escuchado algunos comentarios aislados. Ninguno que realmente me llegara a llamar la atención. Sin embargo, a finales del 2020 con tiempo de sobra por el home office estimulado por la pandemia, decidí verla. Una temporada de doce capítulos de vale la pena anotar.

The Promised Neverland nos muestra un apacible orfanato (Grace Field House), donde nada parece ser más esperado que el día en el que adoptan a otro niño. Todo cambia cuando Emma y Norman descubren que no son criados para una futura adopción. Por el contrario, el lugar es una granja que selecciona a los niños con un sistemático control de calidad. Este control es disimulado con pruebas de conocimiento y otras actividades que fomenta el orfanato.

Lee también: Cécica Bernasconi: el regreso de las obras de teatro

La trama de desarrolla en un futuro distópico, donde los humanos, al parecer, no son la única especie dominante sobre la tierra. Existen criaturas que se alimentan de los niños que les provee cada “granja”. Field House es liderado por Isabella, quien se encarga de la administración y de las nuevas “adopciones”. La misma que todos en esa casa paradójicamente llamarán “madre”. Tres niños (Emma, Norman y Ray) que bordean los 12 años idearán un plan para poder escapar del lugar. Teniendo en cuenta que son los coeficientes intelectuales más altos del orfanato. Es donde la historia comienza a despegar y nos lleva a armar suposiciones sobre las posibles salidas que tienen.

The Promised Neverland

Isabella es la “madre” de la casa, el orfanato Field House, que parece la tierra o espacio soñado para los huérfanos de la ciudad. Donde se les da además de comida, una educación exigente para que puedan ser buenos prospectos para las “familias” que quieren adoptar. Sin embargo, esto es solo una fachada para el comercio de niños que hacen de comestibles para una especie no humana y que es realmente difícil de definir. Criaturas que gozan del cuerpo, pero, sobre todo, del cerebro humano.

Spoiler Alert

Es importante tomar en cuenta que ya ha pasado tiempo desde el estreno (setiembre 2020) de “The Promised Neverland”. Sin embargo, quiero dar datos que puedan tomar en cuenta si van a verla o reflexionar si ya la vieron. Luego que Emma, Norman y Ray ponen al descubierto la granja liderada por Isabella comienza la huida. En un plan fallido que termina con la “adopción” de Norman.

¿Logran escapar? ¿Qué hay más allá del orfanato? ¿Habrá más orfanatos? De escapar ¿Qué harían después? Para responder estas preguntas es necesario ver la serie. Asimismo, debemos volver a la adopción de Norman, quien se despide diciendo:

¿Y si esto es la vida? Yo he sido feliz con ustedes.

Puede que esa frase no sea precisa. Sin embargo, se puede interpretar en un lado más profundo, empleándolo en cualquier terreno. Quizá los seres humanos, vivamos el tiempo que vivamos, lo que realmente es vida, se resume a momentos.

En cuanto a la serie no queda más que decir, solo quedar a la espera de la segunda temporada.

Alvaro Sinarahua

Redactor, comunicador y visitador de teatros.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: